Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on oct 3, 2016 | 0 comments

Clase-Taller de Jardinería en el Hospital de Pediatría Dr. Juan Garrahan

Clase-Taller de Jardinería en el Hospital de Pediatría Dr. Juan Garrahan

Todo comenzó con una convocatoria a todos los grupos del Garden Club Argentino de su mentora, Crhistine Raffo, coordinadora del Programa de Terapia Hortícola. El objetivo: difundir el valor de la jardinería como terapia en el taller que se desarrolla en el Hospital Garrahan. De a poco, y timidamente, fueron levantándose manos. Entre ellas, las de Mónica y “Negrita” del grupo El Fortín, de Colón, Buenos Aires. En conjunto propusieron brindar una clase sobre terrariums: cultivo de plantas en recipientes de vidrio. A ellas se unieron dos voluntarias más, Carola, secretaria del distrito y Silvia.

Los preparativos fueron entusiasmando y sensibilizando a todo el grupo de “El Fortín”. Y frases como : “Qué importante tener la posibilidad de hacer docencia, de transmitir conocimientos y el sentimiento del amor a las plantas”, fueron algunas de las que se comenzaron a escuchar antes de la fecha de la charla taller que fue el 12 de septiembre.


La misma se realizó en la Sala de Recreación de Adolescentes y el material utilizado fue aportado por las voluntarias. El grupo de participantes fue muy heterogéneo. Enfermeras, auxiliares, empleadas de finanzas, niños y madres de pacientes internados fueron de la partida. Incluso, varios médicos se animaron a hacer sus propios terrarios. Y cómo olvidar a la pequeña Guadalupe, de 10 años, trabajando con tanto entusismo. Y su felicidad por haber resultado ganadora del sorteo de un terrarium de suculentas. Cómo no recordar a Mateo que abandonó la computadora para hacer uno para regalarle a su mamá. Y las mamás, de niños que están internados esperando un transplante, que elegían sus plantitas para llevarse olvidando por unos minutos su angustia.

El contacto con las plantas hace que sin importar la edad se logre una sonrisa, un compartir y un sobre todo un estado de paz. El contacto con la naturaleza desestreza a tal punto que todos olvidaron que estaban en una sala de un hospital. Vivir la experiencia, poder observar como las plantas cautivan es inolvidable. Las voluntarias del Garden podemos ser agentes multiplicadores de estos efectos para que las bondades de las jardinería como terapia sean conocidas aún más. Por eso las invitamos a sumarse.

VOLUNTARIAS DE “EL FORTÍN”, Colón, Bs. As.: María Carmen Migliorero, Mónica Macchi, Carola Solveyra y Silvia Ollua.

 

Post a Reply