Elenita Baillie

 

El paisaje tiene una especial atracción para todos los que nos deleitamos conla Naturalezaa través de la jardinería y los diseños florales. Otra forma de disfrutar el paisaje es a través de expresiones artísticas que estén relacionadas conla Naturaleza, como es el caso del Paisaje en la pintura y del actual Land Art.

Etimológicamente, “paisaje” significa “pintura de países” porque antiguamente se entendía por “país” a un lugar campestre o a una región determinada.

El origen de la representación de paisajes se remonta a los romanos, que desarrollaron el tema en murales y telones de fondo de teatros, donde el paisaje pintado era solo el escenario de la historia o acción de la obra. Sin embargo el verdadero “paisaje” como lo conocemos actualmente como el género pictórico que representala Naturaleza, como tema predominante, surgió mucho más tarde.

¿Cómo comenzó?

Durante siglos y hasta entrada la Edad Media, en los países europeos  predominó la pintura religiosa con una característica: el fondo de los cuadros y los paneles de los altares era dorado. Pero a  principios del Renacimiento surgió un cambio pictórico significativo: se reemplazó el tradicional dorado del fondo por paisajes, con una gran ventaja: se redujeron los costos, porque el oro era carísimo, y además aceleró la producción porque la aplicación de las capas de oro era muy laboriosa.

Es interesante comparar el ejemplo del fondo dorado de laMadonnade Cimabue (1240-1302) de la Edad Media, con el paisaje de fondo del “Bautismo de Cristo” del Renacimiento, en el que Piero della Francesca (1415-1492) pintó el río Jordan de Palestina dentro de un paisaje típico de la Toscana italiana. Estos paisajes de fondo servían sólo como “escenario” de historias religiosas y como referencia histórica, geográfica o alegórica.

   

En la mayoría de los casos, los grandes maestros solo pintaban las figuras religiosas como tema del cuadro y dejaban que sus discípulos pintaran el fondo, ya que en ésos tiempos se consideraba el paisaje como un accesorio del tema principal. El resultado era tan artificial como el telón de un teatro,  porque pintaban la silueta de un árbol o una montaña para indicar que la acción transcurría en el campo y además, porque se inspiraban en el terreno que les rodeaba para representarla Palestinadela Biblia.

Próximo capítulo: Se deja de pintar paisajes como fondos de cuadros y se empieza a pintar verdaderas representaciones autónomas del paisaje.