Por El Ceibo Garden Club: Lily Di Tella y Delia Astini , Co-Directoras de la Exposición

 

Por celebrarse el 22 de abril el día Internacional de la Madre Tierra y coincidiendo con la fecha elegida para hacer nuestra exposición, nos pareció un título y temática interesante para desarrollar nuestro programa.

Los temas de diseño fueron: Otoño (pedestal tradicional sólo de follaje)
Identidad: Naturaleza muerta (representando América, Asia, Europa y Africa).
Elementos: diseño pequeño (representando Tierra, Aire, Agua, y Fuego)
Texturas: Collage
Aurora: Diseño abstracto
Sabores: Mesa exhibición con montaje innovador
Bichitos del campo: Artesanías
Educacionales: Las semillas, Los frutos de la Tierra y Jardines de Hadas.

 

En la sección Horticultura , teníamos además de flores y ramas cortadas, plantas en maceta, Display, Colecciones, Plantaciones combinadas y Jardines verticales.
Como habíamos optado por el Premio a la Realización, dos paneles  de jurados juzgaron las exhibiciones  y un tercer panel juzgó la Exposición.
Con el trabajo mancomunado y eficiente de todas las comisiones obtuvimos el puntaje necesario para que la Exposición pueda aspirar a obtener el Premio a la Realización.

 

Nuestro grupo formado por 30 socias, tuvo un alto porcentaje de participación en las tareas y en las presentaciones.Ese espíritu de equipo, de compromiso y de responsabilidad fue para nosotras el logro más estimulante.
La Exposición se realizó en dos salones del Jardín Botánico que justamente celebraba ese fin de semana su cumpleaños. Siendo un lugar público, no era posible cobrar entrada. Para recaudar algún dinero que nos permitiera solventar los gastos, decidimos hacer una venta de plantas. Para eso, en diciembre compramos macetitas sopladas, de plástico negro, bien baratas pero que permitirían una presentación prolija y uniforme. Se repartieron 10/15 a cada socia con el compromiso de que armaran plantas a partir de las suyas. El resultado fué grandioso: retoños de Haworthias, gratptopétalums, iris, y cien variedades más se mostraron en el lugar destinado a la venta. También eran bien recibidos dulces caseros , nueces o alguna otra cosa relativa a nuestro hobbie.Vendíamos a precios muy baratos.

Lo recaudado nos permitió cubrir casi por completo los gastos de la Exposición.

Estamos satisfechas, contentas y orgullosas…, ¿¿Qué más se puede pedir??