El explorar y descubrir la importancia de la relación PLANTA/PERSONA.

El trabajar con plantas, de las mil maneras posibles, para lograr respuestas en el individuo, o en el grupo de individuos (el paisaje que nos circunda, o talleres individuales o grupales).

El objetivo general es lograr el bienestar y mejor calidad de vida. Fines de índole físicos, psíquicos o emocionales.

Es mucho más divertido, menos estresante, más motivador, podar un arbusto, que perforar una hoja de papel para recuperar los músculos de mano o brazo.

Es mucho mejor llenar una maceta con tierra, y plantar un gajo o una semilla, para fortalecer motricidad fina y gruesa.

Para lograr mejor comunicación, comportamiento social  (respetar su turno, pedir “por favor”, y “dar las gracias”), saber expresarnos, contar lo que nos sucede. Compartir nuestro tiempo y nuestros conocimientos.

Sentirnos bien en un entorno bien diseñado, bien mantenido, limpio, ordenado.

Poder educar a través del jardín, en una escuela, donde los mismos niños diseñan sus rincones, y aprenden que tal planta vino de tal lado (geografía), fue traída por….. (Historia), con tal clima, tal suelo, tales requisitos de cultivo (física, química, biología, etc.).

Expresar lo que hemos experimentado (Lengua, Poesía): contar cuantas semillas germinaron, que porcentaje, etc. (matemáticas).

Lograr el asombro, despertar la curiosidad, tener un proyecto para el mañana (geriatría).

Ha sido una experiencia maravillosa, por los resultados obtenidos, por el poder brindarnos, el sentir algo muy especial.

Hace más de 25 años que el Garden Club Argentino difunde los beneficios de la jardinería como complemento de la medicina y la educación. A punto de cumplir 100 años de vida en la Argentina, como entidad sin fines de lucro,  cada día comprobamos más su valor.

Para mayor información entrar en las páginas de la American Horticultural Therapy Association (www.ahta.com), o Thrive (Horticultural Therapy) (www.thrive.org.uk).

Christine Raffo
Presidente Garden Club Argentino