Autoras de la nota: Sras. Christine Raffo y Rosa Longo Prieto

Escuchamos cada vez con más frecuencia los términos: Terapia Hortícola, Jardines que Sanan, Jardinería como Terapia, Jardines o Paisajes Sanadores. Todos estos términos —con diferencia de significado según los profesionales— son consecuencia del beneficio de la jardinería como actividad. Porque trabajar en y con la naturaleza,  hace a nuestro bienestar, felicidad y mejor calidad de vida.
Por eso, inauguramos una nueva sección en nuestra web de esta disciplina muy conocida y transmitida en nuestra institución: la “Terapia Hortícola”.
“….el verde sana:  la jardinería como terapia se está difundiendo cada vez más y con gran éxito en el mundo. Fácil de poner en práctica y con resultados sorprendentes,  te invitamos a que conozcas los objetivos, beneficios y a la entusiasta propulsora de esta actividad tan placentera….”
Así, daba comienzo una nota sobre terapia hortícola de una revista de interés nacional hace unos cuantos años atrás. Se trataba de una entrevista realizada a la Sra. Christine Raffo, socia del GCA, pionera en el tema, y Directora de Terapia Hortícola para afiliados internacionales del National Garden Clubs Inc. Ocupó varios cargos en la institución, ejerciendo la presidencia entre 1999 y 2002; es Socia de la American Horticultural Therapy Association; mantiene correspondencia con Thrive (Horticultural Therapy del Reino Unido), con Learning through Landscapes y Therapeutical Landscapes.
Además, ha sido precursora en la organización de cursos y talleres en distintos centros de la Argentina, entre ellos, el Hospital de Pediatría Dr. J. Garrahan.
Convencida de las bondades de esta actividad cuenta que la jardinería es apta para todos, independientemente del nivel de capacidad mental y física; hace sentir útiles y productivos a quiénes la practican, mejora la calidad de vida; involucra a todos los sentidos, ayuda a expresar sentimientos y emociones; mejora la movilidad, aumenta la autoestima y la confianza; eleva el nivel de atención y concentración….es un cable a tierra, enseña a tener paciencia y saber esperar.
Los conceptos del jardín que cura existen desde principios de la civilización. Actualmente, la jardinería como terapia se utiliza en hospitales, residencias de ancianos, escuelas, institutos de rehabilitación física y mental, y en programas para la tercera edad.
Nuestra presencia, se ha ido incrementando actuando en escuelas, asilos, colegios para niños con distintas capacidades, en Instituciones como BABS, y en hospitales. Actualmente, estamos presentes en el Hospital de Pediatría J.P. Garrahan, donde gracias a las acciones llevadas a cabo por Christine y el Centro de Medicina Integradora a cargo de la Dra. Adriana Macchi, desde hace unos años se vienen desarrollando talleres relacionados a la jardinería y al diseño a cargo de las socias del Garden mediante un programa anual de actividades.                              En el mes de abril la socia Graciela Miti llevó a cabo un taller sobre prácticas de huertas, despertando gran interés entre los asistentes. En mayo fue la socia Rosa Longo Prieto quien desarrolló el tema “jardines saludables e insectos benéficos” y continúan las charlas para los siguientes meses.  En años anteriores Socias de los Grupos del Gran Buenos Aires, Provincia de Buenos y Córdoba, han impartido conocimientos sobre Paisajismo, Huerta, Jardinería Básica, Cactus y Suculentas, Kokedama, Nociones de Diseño Floral, Diseños para Navidad, cultivo de plantas varias, etc.
Este año, se ha incorporado, gracias a las gestiones de la socia Cristina Griffa, la Institución MACMA (Movimiento de Ayuda al cáncer de mama),  Asociación Civil sin fines de lucro constituida por mujeres que padecieron cáncer de mama, acompañadas por un equipo de profesionales de la salud, dedicada a orientar, contener y concientizar sobre la importancia de la detección temprana. En la misma se han organizado distintos talleres relacionados a la horticultura y al diseño. Durante el mes de Mayo estuvieron a cargo de la disertaciones, las socias Ana Dimenna y Stella Maris Grimoldi, quienes comentaron que la actividad fue recibida con mucho entusiasmo: “tuvimos la oportunidad de disfrutar de un momento muy grato en tiempos difíciles”

Beneficios:
No en vano muchas instituciones eligen contar con charlas acerca de jardinería. Es que esta, en todas sus formas, es una terapia.
Trabajar con plantas nos permite ejercitar el cuerpo y la mente. Su dificultad, tanto en el plano físico como intelectual, la adaptamos de mayor a menor según nuestro interés, nuestras posibilidades, nuestro empeño. Podemos cultivar desde la más simple de las plantas, hasta tener la más vasta colección de orquídeas, begonias, cactus o suculentas, etc.
El sólo hecho de estar en la naturaleza nos hace bien. Nos remite a lo más primitivo de nuestra existencia, y de nuestro ser como hombre. Nos apacigua, nos distrae, nos dá un propósito, un fin, una razón y una excusa para llegar a mañana.El ritmo de vida que llevamos hoy justifica dedicarnos a aunque sea el cuidado de una sola plantita. Ella no nos discutirá, no nos responderá agresivamente. Crecerá según sean nuestros cuidados. De ella aprenderemos a ser buenos, a ser honestos, a ser sencillos. También incorporaremos conocimientos científicos, porque aprenderemos cuáles son sus requisitos de cultivo. Si nos va mal, empezaremos nuevamente.
Los momentos que pasamos con ella nos aportarán relajación, evasión, reducción de stress, estar un momento a solas, o compartirlo con amigos. Haremos ejercicio físico, intelectual, y social.Todos estos argumentos validan el uso de la jardinería como actividad, para todos, como instrumento de relajación, de curación, o de actividad física para la rehabilitación física, psíquica o emocional, sea en adultos o niños.
De allí que los profesionales de distintas ramas de la medicina, la psiquiatría, la educación,  la rehabilitación, etc., incorporen nociones básicas de cultivo y diseño paisajístico. Está comprobado que los períodos de recuperación se acortan, que se reduce la ingesta de medicamentos, sobre todo calmantes de dolor, que los comportamientos y actitudes mejoran, y que la motivación para vivir se incrementa.

Hoy queremos contagiarles el espíritu de solidaridad para que podamos juntas llegar a más…

1° y 2° Foto Christine Raffo
3° Foto Sra.  Rosa Longo Prieto Sala de Medicina Integradora Hospital Garrahan
4 y 5° Foto Sras. Ana Dimenna y Stella Maris Grimoldi y asistentes
6° Foto Sala de Medicina integradora de Adolescentes
7° Dra. Adriana Macchi y colaboradoras  y asistentes en el Día del Transplantado 2014