En el programa de la exposición del Garden Club del año 1939 Margeret Colbert

Escribió:-“El aficionado debería, en todos sus actos, guiarse por un sentimiento de honestidad, sin envidias, animado siempre por un espíritu de amistad,  de competencia sana, de generosidad en la derrota, siempre listo para empezar de nuevo y constante en el deseo de alabar a los mejores, dispuesto a ayudar y a hacer el bien siempre y en cualquier parte…Que bueno seguir fielmente este ideal manteniéndonos respetuosas de nuestras reglas, de nuestros valores, el objetivo del Club deberá ser

“promover el interés en la Jardinería y el cultivo de plantas y compartir nuestros conocimientos e información en un clima de amistad. Tal como dijera Lara Searn “…Y con la calidez especial que aportan las experiencias compartidas, con el ejemplo de esas manos arrugadas pero con una entereza envidiable, manos de uñas cortas y de pedacitos de tierra incrustada para siempre”…

Cuanto trabajo, cuanto esfuerzo personal, disciplina, respeto, responsabilidad, tolerancia, entrelazando las expresiones de unos y otros y alcanzando el placer de logros compartidos., de sueños cumplidos, nuevas socias, nuevos aportes, muchas metas en común se fueron cumpliendo, con el paso de los años el amor por las plantas y el arte floral se extendió por todo el país pero esa lucecita que se encendió, hace ya 90 años se fue convirtiendo en una gran luz.

Nuevos sueños, nuevas esperanzas nos esperan y continúa así girando la rueda de la vida y nosotras continuaremos expresándonos con el magnífico lenguaje de las plantas, silenciosas ellas, pero  nos dan el aire que respiramos nutriéndonos además del aroma y de su belleza.