Historia de la Rosa

601

por María Angela G. de Nougués-Grupo Las Lomas- Juez Internacional de la AAR

Las Rosas existen desde tiempo inmemorial, antes que el hombre.

Se cree que las más antiguas florecieron hace 35 millones de años, se encontraron vestigios en el hemisferio Norte.

Las rosas son arbustos de variados tamaños. Las primeras especies, crecían espontáneamente por hibridaciones naturales. Desde tiempo prehistórico crecían en su lugar de origen sin cultivo alguno. Fueron encontradas en el lejano oriente, medio oriente, Europa y Estados Unidos.

Las primeras pinturas conocidas de una Rosa se encontraron en frescos descubiertos en Creta alrededor de 1600 a.C.

En la mitología griega hay muchas referencias sobre sus propiedades. Es mencionada en mitos y leyendas. Los griegos la apreciaban por encima de otras flores. Con ella adornaban banquetes, hacían coronas y honraban las tumbas de los muertos.

Cuenta la historia que Cleopatra llenaba las habitaciones con pétalos por su perfume.

En tiempos de Nerón, siglo I a.C, se arrojaban como homenaje pétalos de Rosa sobre los invitados a las cenas.

Los romanos cultivaban la Rosa gallica, y los ejércitos victoriosos eran bañados por pétalos de rosas rojas, arrojadas desde los balcones al regreso de la guerra.

En Europa, durante el medioevo, florecía la Rosa Gallica officinallis. Se cultivaba sólo en monasterios y eran valoradas por sus cualidades medicinales. Es en esta época cuando surge el rezo del Rosario, que significa Corona de Rosas.

Se cree que los Cruzados de los siglos XII y XIII, trajeron especímenes a su regreso de Tierra Santa, como las perfumadas rosas Damescenas.

En Inglaterra, durante el siglo XV, la Rosa dio su nombre a la Guerra de las Rosas. La Casa York tenía como emblema una Rosa blanca (Rosa alba) y la Casa de Lancaster tenía como emblema una Rosa roja (Rosa gallica) en sus escudos de armas. El vencedor, Enrique VII, fusionó ambas y creó la Rosa Tudor, la Rosa de Inglaterra.

En el siglo XVI los botánicos holandeses obtienen las rosas Centifolias por la hibridación de las R.Damascenas y las R. Alba.

El mundo de la rosa experimenta una revolución a fines del siglo XVII y principio del XVIII, cuando llegaron las rosas chinas a Europa, las cuales aportaron el gen de la refloración ya que allí, sólo florecían una vez al año y también aportaban intensos colores. A partir de esto, comenzaron nuevas hibridaciones dando lugar a nuevas variedades de rosas antiguas y a las futuras rosas modernas.

La primera rosa china que floreció en Inglaterra fue introducida por Joseph Banks en 1789.

Luego llegaron las rosas Té que eran enviadas en los cargamentos de Té.

Otra gran impulsora de la rosa fue la emperatriz Josefina de Bonaparte, quien en su casa La Malmaison tenía una enorme colección que podemos disfrutarla a través de las ilustraciones de Pierre J Redoute .

La primera rosa moderna, “La France” , obtenida por Jean Baptiste Guillot en 1867, inauguró la era de las Rosas modernas. La National Rose Society declaró a esta rosa entre otras diez finalistas como la primera Hibrida de Té (HT).

Rosa Gallica Officinallis de Redoute

Bibliografía de consulta