Y QUE TAL SI EMPEZÁS CON LA HUERTA?

1848

por Gabriela Orfila (socia Grupo Riverside-Bs.As)

Hola, hoy estamos en el momento justo para que empieces sin falta, con el sueño de la huerta propia. Arranca el calor, los días lindos y que mejor que empezar con este trabajo tan placentero de poder aprender a cultivar y  cosechar tus propias verduras. Voy a ir por pasos y explicarlo de una manera fácil y simple.

El primer punto a tener en cuenta es donde va a ir ubicada, sea una sola maceta o el tamaño de huerta que quieras, o puedas, también podes ponerla en los canteros mezclada con tus otras plantas. Solo se necesita que haya sol, al menos 6 horas, sino los cultivos tienden a debilitarse y ahí aparecen las plagas. Yo voy a hacer una con troncos de quebracho, apoyada sobre césped. Se puede incluso tener tomates, zapallos o chauchas en una maceta grande y profunda; una vez terminada la temporada, se saca la maceta y listo.

Lo segundo es la tierra, el tiempo de los cultivos es corto, y por eso necesitan mucho de tu ayuda para dar el máximo rendimiento. Si la tierra no es buena, empezá a hacer tu compost, aunque sea en una cajita de madera, eso va a hacer la diferencia. Si ya lo tenés, mezclá un poco en el lugar donde vayas a plantar y agregá siempre un poco de perlita que sirve para que la tierra sea más fácil de manejar y no retenga tanta humedad.

Otro tema importante es la siembra, elegir que vas a cultivar en esta temporada. Si son pocas plantas y para una maceta, te conviene comprar los plantines, vas a ahorrar tiempo y energía; pero si vas a tener un espacio grande, lo ideal es sembrar tus propias semillas. Que se planta en esta época?? Tomates, lechuga, chauchas, choclos, acelga, morrones, zapallitos, zuchinis, pepinos, zapallos de todas las variedades y tantas verduras más…

Esta es una bandeja de siembra, y le armo una protección para que los pájaros no se coman todo mi esfuerzo. El sustrato? Hay varias marcas, pero siempre conviene un sustrato ya preparado especial para siembra, no pesa mucho, está esterilizado y es fácil trasplantar después,  porque es a base de turba molida.

Cuando las plantitas tienen ya dos hojas verdaderas (no cotiledones, te acordás del colegio y la germinación?) Ni bien plantas regás bastante.

A algunas no les gusta el trasplante como el maíz, el zapallo y las chauchas, pero si usas un vasito tipo yogur, pones las semillas ahí, dos por vasito; y una vez que tengan sus dos hojas verdaderas, los plantas en el lugar elegido sin que sufran las raíces,  ni se rompa el pan de sustrato del vasito.

Acá muestro como ya transplanté toda la lechuga, hice 4 surcos. Para que sirven los surcos? Para que puedas regar con agua suave, que no arrastre todo, de una punta a la otra del cantero. A las verduras,  no les gusta mucho que les mojes las hojas con la manguera; entonces conviene poner la manguera suavecita en el piso del cantero. Así, gracias al surco, las plantas no se van a encharcar porque quedan más arriba y además se va a regar todo a lo largo.

En esta foto te muestro algo muy importante a tener en cuenta. Una vez que termines de plantar y regar, es imprescindible poner algo sobre la tierra. Para qué? Varios motivos. Que no salgan yuyos, que la tierra mantenga mucho más la humedad y la temperatura, sea fresco o calor, que los pájaros no escarben y descalcen las plantas. Y por sobre todas las cosas para que el sol, con su fuerza arrolladora no desgaste la tierra resecándola y quitándole sus nutrientes. Un consejo importante en todos los jardines, no solamente en la huerta. Puede ser como en este caso, fardo de alfalfa que después se descompone en el cantero o también césped cortado o restos de poda. Chips no es aconsejable porque después tendrás que sacarlos todos para volver a preparar el cantero para la temporada que viene.

Por último en esta foto,  muestro que hasta se pueden colocar sobre el césped bolsas de nylon y diarios con una altura de 12, 14 centímetros de tierra. Una vez terminada la temporada se levanta todo y vuelve a salir el césped a los 20 días aproximadamente.

A partir de ahora, después de leer, no  quites la felicidad de poder tener la huerta propia. Siempre hay algo de espacio y de luz para cultivar nuestra verdura. Es mucho más sano y gratificante. Espero que te  haya servido y ya estés pensando donde podrías ponerla.

Gracias

Gabriela Orfila

Grupo Riverside